bio

Abrí la tienda en 2009.

Me formé en la escuela de Fernando Lopez Bizcaino. Donde aprendí este bello oficio.

Me inspiran mis raíces santiagueñas, tan rústicas y magicas. Con historias tan fantásticas, de miedos y esperanzas. Sus desolados paisajes, sus olores, su calor y el sol abrazador;  mi abuela sentada en su patio cosiendo, mi abuelo cocinando… mi infancia, mis hijas…

Armo colecciones de pocos modelos, haciendo solo un par por número por lo cual no los repetimos más de 6 veces.

Busco crecer y seguir aprendiendo cómo  mejorar la producción en forma y capacidad, pero nunca podría dejar de seguir de cerquita cada pieza. No  me imagino haciendo esto de otro modo.  Porque Quiero saber cómo se están haciendo en cada paso.

Suelo usar materiales de mi tierra, cueros que venden en el campo, en el monte. Otras  veces son antiguos o artesanales lo que no nos permite, muchas veces, reproducirlos. Santiago es una tierra mágica y siento que eso se trasmite fácilmente.

Me gustaría que la persona que nos elija  apoye la produccion independiente y amorosa. Que sepa que está eligiendo  algo chiquito, cuidado, que puede atesorar y pensar, que pueda escuchar sus historias y sentir el calor de cómo fue hecho. Que valore que ese producto solo se repite 6 veces, y que dificilmente se encuentre con alguien que vista lo mismo. Porque no está de moda, pero que tampoco pasa de moda.”

Hecho a mano y con amor.

1 comment

Leave a comment

Your email address will not be published.